Antecedentes Históricos del Centro: Evolución y Actualidad

El 13 de octubre del año 1952 inició un proyecto educativo, con tres niños, en el patio de la casa, situada en la calle 16 de agosto No. 31, del sector de San Carlos. Alicia junto a las Altagracianas, inspirada por su vocación y orientada por el fundador del Instituto Secular Nuestra Señora de la Altagracia, José María Uranga y Uranga, S.J. soñaron que el colegio sería un lugar para formar jóvenes en su dimensión humana y cristiana. Para alcanzar este fin, era necesario crear un ambiente de calidad que despertara en los alumnos­as el firme deseo de servir a los demás descubriendo la misión que Dios tiene en cada uno.

Para esto era necesario un ambiente con características que facilitara el surgimiento de vocaciones sacerdotales, en una iglesia tan necesitada, hoy como ayer de Clero nativo. Así comenzó esta misión educativa, en una terraza, en una mesa de ping pong, en medio de la pequeña ciudad de Santo Domingo, de aquella época, de ahí pasó a la casa No. 37 de la misma calle 16 de agosto incluyendo el servicio de transporte. El patio era pequeño y polvoriento que se convertía en play a la hora del recreo, después de las clases, los sábados y los domingos allí se jugaba pelota en la pared como en las Grandes Ligas. Para 1955 inicia el funcionamiento del primer laboratorio, así como los primeros equipos para práctica de artes. Este mismo año se termina la construcción de la cancha deportiva, se forma el coro del colegio, se estrena el uniforme de gala y se elaboran las primeras Banderas del colegio, que aún se conservan.

Un año después se inaugura la primera biblioteca con 17 volúmenes, los que poco a poco fueron aumentando gracias a la divina providencia. Este mismo año se inicia la edición de un periódico interno de carácter formativo e informativo llamado: “Mi Colegio”. Durante la década de los 60’s se añadió la casa No. 39 y el patio se duplicó lo mismo que las aulas dejaron de ser multigrados, se abre la oferta mixta (varones y hembras) que hasta ese momento solo era para varones y en el 1964 empieza el bachillerato. En el 1967, las Altagracianas aceptan el reto de contribuir el desarrollo de una nueva comunidad educativa: Los Prados, localizado al norte de la Capital, dos años más tarde, en 1969, se clausura la experiencia de San Carlos. Diecisiete (17) niños, ciento de niños y jóvenes tocados por la acción educativa pastoral, dos promociones de bachilleres. En los 70’s se inaugura la Biblioteca Flérida de Nolasco, la extensión nocturna como proyecto social del CONSA. Como una forma de contribuir al fortalecimiento de la formación y promoción humana de una manera especializada en el plano profesional es introducido el departamento de Psicología hoy “Doctor Farray” en honor a quien fungiese como maestro, psicólogo y uno de los grandes pilares de colegio el Dr. Rubén Farray.

Para el 1977 es graduada la primera promoción de bachilleres de Los Prados y a su vez la primera semana CONSA en el marco del vigésimo quinto aniversario, finalizando la década con la inserción de la “Noche Típica” y los embates del huracán David en 1979, los que afectaron gran parte del territorio nacional.

La década de los 80’s fue marcada a nivel institucional por el inicio de las dinámicas de parejas, el fallecimiento en 1984 del Padre José María Uranga fundador del Instituto Secular de Nuestra Señora de la Altagracia. Son publicados los estatutos del colegio y la asociación de Padres, se incluye en el canto escolar del centro, el Himno CONSA.

En los años 90’s es fundada la cooperativa CONSA y se construye la sala multiuso de la biblioteca. En el 1993 es instituido el acto a los Símbolos Patrios y la adhesión a la planta física del colegio de un nuevo edificio de tres (3) plantas, el primer laboratorio de informática en 1995, la capilla, el país vuelve a sufrir los embates de otro huracán, esta vez de nombre George, en 1998. Del año 2000 al 2002 son celebrados los Jubileos del año Santo y el año jubilar CONSA, los 50 años del Instituto Secular Nuestra Señora de la Altagracia y del Colegio. En Los Prados el Proyecto Educativo ha crecido hasta tener una gran edificación, un espacio inmenso: biblioteca, laboratorio de ciencias, al igual que laboratorios de computadoras, anfiteatro, cancha techada, un inmenso jardín área de cafetería y el Nivel Inicial, con una edificación exclusiva para realizar su labor.

Los tres alumnos que iniciaron en el año 1952, se han multiplicado por miles, los egresados se desempeñan en los más diversos campos del saber y del hacer, los hay en el país y esparcidos en el mundo, trantando de ser siempre: “Por María, Más y Mejor.”