La Autoestima
es quererse a uno mismo y querer a los demás. Significa saber que eres valioso (a), digno (a), que vales la pena, que eres capaz y afirmarlo. Implica respetarte a ti mismo y enseñar a los demás a hacerlo.
El origen de la autoestima está en lo que nos rodea, a medida que nos desarrollamos desde que somos niños, la sociedad nos enseña a poner “etiquetas” de lo que está bien y de lo que no está, en muchos casos, sin tener en cuenta los verdaderos valores que como seres humanos debemos practicar.

Para mejorar la autoestima:

ESCÚCHATE A TI MISMO MAS QUE A LOS DEMÁS: Analiza con cuidado las opiniones de los demás sobre ti, tú y solo tú eres quien debe tomar la última decisión acerca de ti.

CONVIERTE LO NEGATIVO EN POSITIVO: Nunca pierdas las ganas de pensar en positivo, invierte todo lo que parezca mal o que no tiene solución.

DATE UNA OPORTUNIDAD  Y RECONOCE TUS CUALIDADES: Siempre tenemos cualidades en que podemos destacar, algunas hasta el momento ni siquiera las hemos descubierto.

ACÉPTATE TAL COMO ERES, SIN APROBAR DENTRO DE TI LOS COMPORTAMIENTOS BAJOS: La aceptación es la base de la seguridad, la confianza, el amor y la autoestima. Aceptarse a sí mismo implica conocerse, que importa si el lunar que tienes en la cara no “le guste” a los demás, analiza el resto de las partes de tu cuerpo y verás que ellas están funcionando bien. Me debo comportar a mi manera siempre que ello no moleste a los demás.

ACEPTA TUS SENTIMIENTOS: Cuando alguien te hace una broma, sonríe. Trata de disfrutar prácticamente de todo. Y si a veces hay cosas que te puedan poner triste, piensa que eso es pura casualidad  y que eso tendrá que pasar;  porque la vida se ha inventado para vivirla lo mejor que podamos.

 CUIDA DE TI MISMO (A): Aprende a ser independiente  y a no depender de los demás. Las parejas sobreviven más tiempo cuando ambos tratan de ser lo más independientes el uno del otro.

ATIENDE TUS NECESIDADES: Alimento, agua, vestido; seguridad y cobijo; querer y pertenecer; autoestima y la autorrealización.

ALIMENTA TU CUERPO ALIMENTA TU ESPÍRITU: La salud mental y física caminan de la mano. Salud mental es estar sonriente, es llegar a tiempo, es evitar la tristeza, es sentirse cómodo en cualquier momento.  La salud física está relacionada con la práctica de un estilo de vida saludable: No drogas, “comer para vivir y no vivir para comer”, y la práctica de un deporte sano. La risa es uno de las formas de tratamiento en algunos hospitales.

MANTENTE EN MOVIMIENTO: El ejercicio te hace sentir bien. No está demás el gimnasio, los aeróbicos, la natación, algún deporte de competencia, o simplemente salir a caminar.

DEJA DE HACERLO: Deja de usar drogas. Si consumes alcohol hacerlo con moderación. Si fumas deberías dejar de hacerlo, nunca es tarde para empezar una vida sana. La autoestima es quererse a uno mismo y quererse a uno mismo es optar por una buena salud.

LA VERGÜENZA: La vergüenza es un sentimiento profundo que te inmoviliza. Los más desvergonzados son los niños. La vergüenza deriva en debilidad, incompetencia, incapacidad; ¿entonces?… ¿investiga quién te juzga? y sepárate de esa fuente.

EL AMOR DENTRO DE TI: Tienes unos segundos para pensar en tu primer amor…, ¿te recuerdas aquello?,  pero me temo que los recuerdos que tengas no hayan sido de tu primer amor, es que el primer amor es uno mismo,  si quieres que la gente te quiera, te respete, te de amor,… primero ámate a ti mismo e irradia felicidad. Cuando estés frente a un espejo  simplemente sonríe. La felicidad nace de uno mismo  y puede nacer hasta de las pequeñas cosas que a ti te suceden, es cuestión de aprender a sentirla.

DESCUBRE Y RECLAMA LAS PARTES QUE TE FALTAN: Cada persona tiene distintos aspectos del Yo. Algunos son visibles, otros no lo son.  Si tengo miedo para hablar en público es una debilidad, si dejo el miedo se convierte en una fortaleza. Quizá tienes habilidades para la pintura y hasta ahora no lo sabes. El hombre nunca termina de aprender.

PENSAR EN TODO O EN NADA: No debemos pensar en que todo es blanco o es negro, eso te crea ansiedad. Nadie es perfecto, porque todos somos diferentes, algunos tenemos unas cualidades en las que destacamos mejor que otros.

ALIVIAR LA TENSIÓN: El estrés es una epidemia en estos momentos, ¿cómo aliviarlo?, pasas algún momento a solas durante el día, tomate unas mini-vacaciones durante el día e imagina que estas en una playa maravillosa. Duerme lo suficiente. Practica algún deporte.

RESPIRA: Cuando tengas una preocupación respira profundamente y plantea soluciones.

ABANDONA LA IRA: La ira es un momento de locura. En relación a la ira, más que saber enfrentarla, es aprender a no sentirla. Antes de llegar a ponerte de cólera,  piensa si merece la pena; cuenta hasta diez y respira profundamente.

ELIGE TUS MOMENTOS: Cada ser humano tiene derecho a elegir el momento de estar en soledad y el momento de estar con los amigos, con el novio (a), con el esposo (a), o con los familiares; eres tú quien debe decidir, sin que ello lleve a algún enfrentamiento.