Desde hace varios años, en la comunidad internacional el 8 de marzo es un día dedicado a la mujer. Desde el año 1975, cuando fue oficializado por la Organización de las Naciones Unidas, se conmemora este día como el «Día de la mujer», pero no muchos conocen realmente la historia detrás de este día y la razón por la que se conmemora.

El 8 de marzo de 1857 las mujeres de una fábrica de textiles de Nueva York iniciaron una marcha para protestar por los bajos salarios, pues a éstas se les pagaba menos de la mitad de lo que recibían los hombres por hacer el mismo trabajo, y no era la primera vez que esto ocurría, de hecho, si nos remontamos a la revolución industrial, donde la mujer era considerada
políticamente «incapaz» a pesar de sus aportes a la economía de la familia, éstas debían trabajar en textiles bajo condiciones inhumanas y por salarios pésimos, teniendo además que dejar a sus hijos abandonados por las largas tandas de trabajo.
Sensibilizándose por todas estas situaciones que se vivían injustamente, fue como se lanzaron a las calles a reclamar sus derechos, pero lo que comenzó como la ambición por ver sus derechos realizados terminó como una tragedia para aquellas mujeres con 120 muertes de inocentes por causa de la violencia con que la policía detuvo la marcha. Este hecho motivó a otras mujeres a alzar su voz por los derechos y la dignidad que se les estaba siendo negada.
Luego de esto se lograron grandes avances para los derechos de las mujeres, consiguiendo el voto femenino y la igualdad de salarios en algunos lugares, pero a pesar de que la lucha por los derechos femeninos empezó hace más de un siglo, no fue hasta el 1975 cuando se estableció oficialmente el día internacional por los derechos de la mujer y la paz internacional.
El día de la mujer es conmemorado para recordar a todas las valientes que se lanzaron a luchar, a las muchas que perdieron su vida para que fuera reconocida su dignidad humana, y a todas aquellas que siguen luchando para conseguir el acceso a la educación, a un trabajo digno, en fin, al cumplimiento de sus derechos.
Una palabra que viene a la mente de las personas al pensar en el mes de la mujer es «feminismo». Muchas personas piensan que el feminismo es la lucha de las mujeres por ser superiores a los hombres, pero en realidad eso no es cierto. Esta palabra proviene del francés féminisme, y este del latín femĭna ‘mujer’ e -isme ‘-ismo’. Según la Real Academia Española, feminismo es la ideología que defiende que las mujeres deben tener los mismos derechos que los hombres.
No es una lucha por cuál es el sexo superior, es simplemente el deseo de que todas las personas disfrutemos de los mismos derechos y tengamos las mismas oportunidades, sin importar nuestro género. Que podamos hacer las cosas que nos gustan y ser lo que queramos ser sin tener miedo a lo que los demás digan por nuestro género.
El feminismo trae ventajas a los hombres también, por el hecho de que la presión por ser el único proveedor de la familia o tomar todas las decisiones importantes solo no recaerá solamente en él, y la mujer puede ayudarlo en ese aspecto.
Además, las familias en tiempos medievales debían de mantener a las hijas que no se casaban y estas no podían trabajar y ganar dinero, pero ahora, las hijas pueden ser independientes e incluso ayudar a sus padres y hermanos. Esto se debe a que pasan de ser una carga, a ser productivas.
En conclusión, el feminismo busca la igualdad de derechos y oportunidades entre los hombres y las mujeres y se celebra el 8 de marzo como día de la mujer en memoria de las mujeres que lucharon hasta el final por sus derechos.